¿La cáscara o el contenido?

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.»

Mt 5,17-19

Sea en el ámbito que sea, el simple cumplimiento de leyes y normas no suele garantizar la justicia, ni la verdad, ni la libertad. Son básicas e imprescindibles, pero se requiere captar su sentido para que realmente sean una ayuda y poder cumplirlas. Puede que corramos este riesgo en muchos aspectos de nuestra vida, también en la fe: repetir fórmulas, cuidar las formas… todo cosas buenas, pero eso es sólo el envoltorio, la cáscara.

No he venido a abolir, sino a dar plenitud” dice Jesús. Y creo que expresa bien cómo son sus modos: suaves, al borde de todo lo humano, asumiendo y amando todo lo nuestro para llevarlo a su plenitud. 

De Él podemos aprender a atravesar la superficie de las cosas y poder amar de verdad. De eso se trata: con las personas, en mis actividades, en toda experiencia vital… elijamos la vida, quedémonos con el contenido

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter