A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, se presentaron los fariseos y se pusieron a discutir con Jesús; para ponerlo a prueba, le pidieron un signo del cielo. Jesús dio un profundo suspiro y dijo: «¿Por qué esta generación reclama un signo? Os aseguro que no se le dará un signo a esta generación.» Los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.

Mc 8,11-13

Los fariseos esperaban que el verdadero Mesías hiciera algún prodigio que los liberara del poder del Imperio romano. Algo parecido a lo que logró Moisés en su huida de Egipto: abrir las aguas del Mar Rojo y luego cerrarlas para exterminar a sus perseguidores. Pero Jesús se niega, al igual que se negó a la tentación del maligno que le proponía tirarse del alero del templo.

Jesús no nos convence a base de milagros o prodigios; nos convence a base de acercarse a nosotros, mirarnos con tremendo cariño, perdonar todas nuestras ofensas y ofrecernos ser colaboradores en la construcción de su Reino.

La fe es un misterio: ni consiste en cumplir un código de conducta ni consiste en seguir una verdad confirmada empíricamente. La fe es una apuesta, un salto, un acto de pura confianza en la bondad de Dios, un padre que nos ama incondicionalmente. Lo siento, pero no puedo decir más.

¿Te animas a dar este salto? Las manos de Dios están ahí, esperando.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter