La limosna, el ayuno y la oración ¿no son del miércoles de ceniza?

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.»

Mateo 6,1-6.16-18

Ahora que estoy pensando en el equipaje de verano ¿qué voy a hacer con los bártulos de mi ser cristiano, los pongo en la maleta o los dejo fuera? 

 

Las reuniones de los grupos de biblia, catequesis, voluntariado, liturgia… ya nos estamos despidiendo hasta septiembre. Si hay horario de verano e invierno habrá también una manera de ser cristiano según la temporada, ¿o no? ¿acaso tengo que fastidiar el día de playa y recoger a prisa para llegar a la misa del pueblo? ¿o cuando esté en el chiringuito tengo que ayunar de gambas o levantarme a bendecir los espetos de sardinas de todos los presentes? 

No hay recetas, ni respuestas prefabricadas, pero los discípulos que viven en autenticidad son de verano de invierno y de entretiempo, y en toda ocasión y lugar; y estas tres expresiones de la espiritualidad auténtica y coherente, son tanto de cuaresma como de pascua de Resurrección. No viajan ni en vagón ni en maleta aparte, tampoco ocupan lugar;  van contigo en lo íntimo de tu corazón donde cada uno vivimos nuestras convicciones más profundas. 

Tú y yo, tendremos que ver cómo nos las apañamos para hacerlas práctica de vida allá donde estemos: 

 

Entra en lo escondido de tu corazón y no seas incrédulo, sino creyente.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter