La locura del amor es el Evangelio hecho vida

LOGO-LECTURAS
El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les contesta: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.» Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: «Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?» Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré.» Jesús le dice: «¡María!» Ella se vuelve y le dice: «¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!» Jesús le dice: «Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: "Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro."» María Magdalena fue y anunció a los discípulos: «He visto al Señor y ha dicho esto.»

Juan 20,1.11-18

María está loca de amor. No puede vivir sin Jesús. Este mismo amor la lleva a la tumba del Maestro, que encuentra vacía en la mañana de Pascua. La locura de amor es brújula para el camino de la fe.

Sus ojos llenos de lágrimas no le dejan descubrir la presencia del Resucitado. Del mismo modo que Lázaro, al grito de su nombre, salió del sepulcro, también María sale del sepulcro para abrirse a la vida nueva del Resucitado.

“María, ¡no me abraces! ¡Todavía no he subido al Padre! Cuando haya subido me podrás abrazar tanto como quieras, porque estaré presente en tus hermanos, en los pobres, en los sacramentos, el ti misma… Allí me podrás abrazar sin descanso, y yo estaré contigo sin fin. “

¿Descubro la presencia de Dios en mi vida? ¿Dónde? ¿Le busco? ¿Vivo el servicio hacia a mis hermanos como verdadero abrazo de amor a Jesús?

Señor, que la locura del amor guíe mis pasos. Sólo así podré darme completamente a ti y a los demás, con corazón libre y lleno de alegría. 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter