A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
Un día estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor lo impulsaba a curar. Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un paralitico y trataban de introducirlo para colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea y, separando las losetas, lo descolgaron con la camilla hasta el centro, delante de Jesús. El, viendo la fe que tenían, dijo: “Hombre tus pecados están perdonados”. Los escribas y los fariseos se pusieron a pensar: “¿Quién es este que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados más que Dios?”. Pero Jesús, leyendo sus pensamientos, les replico: “¿Qué pensáis en vuestro interior? ¿Qué es más fácil: “Tus pecados quedan perdonados” o decir “levántate y anda? Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados –dijo al paralitico-: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”. Él, levantándose al punto, a la vista de ellos, tomo la camilla donde esta tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios. Todos se quedaron asombrados, y daban gloria a Dios, diciendo llenos de temor: “Hoy hemos visto cosas admirables”.

Lc. 5, 17-26

Llama la atención la ambientación y el auditorio que tiene Jesús: fariseos y doctores de la ley venidos de Galilea, de Judea y de Jerusalén. Jesús va a revelar que “posee fuerza del Señor para sanar”, y que, como “el Hijo del Hombre tiene autoridad para perdonar pecados”, algo que sólo Dios puede hacer… 

Inician las confrontaciones que va a padecer Jesús durante toda su vida, con el judaísmo oficial y que le llevarán hasta la cruz. El camino hacia la cruz, comienza en el momento mismo en que Él da vida al Año de gracia del Señor: los ciegos ven, los cojos andan, se anuncia la Buena noticia a los pobres

Pero, esos signos solo se palpan desde la fe. Jesús VE la fe del paralitico y perdona su pecado, antes de que se lo pida. La capacidad de Jesús de mirar a la persona y penetrar en el corazón, abre las puertas al perdón, a la sanación… basta acoger esa mirada, abrir nuestra puerta, salir de la postración y seguir a Jesús y, nos sentiremos perdonados y acogidos por Él para comenzar una vida nueva.  

¿Por qué les irrita tanto a los fariseos que Jesús ponga a la persona por encima de la ley? Dios se escapa a su control, SU CORAZÓN no está atado, a ninguna norma humana. Precisamente, la única ley que reconoce su corazón, es el amor misericordioso incondicional, que atrae nuestro corazón hacia Él. Y, lo único que me pide es no rechazar ese amor, sino acogerlo y dejarlo fructificar en mi pequeño corazón… 

¿Me siento también impulsado por el Espíritu a sanar heridas y levantar al caído?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter