Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Los "Ayes De Cristo" - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
Quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado En aquel tiempo dijo Jesús: "¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidos de sayal y sentados en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado".

Lucas 10, 13-16

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¡Ay de mí! ¡Ay de ti! Es una expresión que nos sale del alma para quejarnos, o como expresión de asombro, como suspiro en los enamorados… pero también suena a reproche o advertencia, como en el caso de las llamadas malaventuranzas de Lucas, lo contrario de las bienaventuranzas: felices los que ahora sois pobres, pero ¡ay de vosotros los ricos! Porque ya tenéis vuestro consuelo.

El Evangelio de hoy es por eso incómodo, porque suena a advertencia, a reproche. A mí me invita a ser agradecida ¡Son tantas cosas que recibo a diario que desaprovecho! me podrían hacer realmente feliz, me podrían ayudan a crecer, a ser más humana y no es así. 

El Señor me dice hoy: ¡ay de ti …! (pon también tu nombre) estoy haciendo milagros en tu vida, pero no los percibes. Quizá nunca me parece suficiente lo que recibo y desprecio lo que ya tengo, lo que va viniendo con la vida día a día.

A lo largo de este día recordaré y personalizaré esta advertencia de Jesús e intentaré descubrir los pequeños o grandes milagros que Él sigue haciendo a través de sus enviados. Quiero escucharLe, acogerLe y que no pase de largo por mi vida.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter