A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano o un publicano. En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos. Os digo, además, que, si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en los cielos. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Mateo 18,15-20

El Evangelio de hoy podemos considerarlo como un manual, nos da una serie de pasos a seguir ante situaciones que por desgracia son muy cotidianas. Todo el mundo en algún momento experimentará el fallo de otro hacia uno mismo. Pero también experimentaremos el ser nosotros quienes fallemos a otra persona. En cualquiera de las dos situaciones, los pasos son claros: intentar por todos los medios recuperar al que falla.

Hay uno de los pasos, el primero, que me llama muchísimo la atención y que en muchas ocasiones si lo aplicásemos de mano estoy convencido que muchos de nuestros enfrentamientos o problemas desaparecerían. No tenemos la costumbre de ir a hablar con aquel que nos ha fallado, lo que solemos hacer es que cuando nos enteramos, vamos a comentar con otros lo que aquel me ha hecho. Si cuando me entero de lo que ha pasado voy directamente a hablarlo con la persona que supuestamente ha hecho algo malo contra mí, caeré en la cuenta de que el camino de la reconciliación sería mucho mas corto, y por otro lado no estaría estableciendo prejuicios ni creando fantasmas entorno a quien lo ha podido hacer mal. 

Reprender, corregir, enderezar… son acciones que realizadas desde la caridad nos pueden ayudar mucho en nuestras relaciones. 

Durante el día de hoy, te toque interpretar el papel que te toque, ya sea el de acusación o el de defensa, pon en medio del enfrentamiento el escudo que todo lo frena, sé caridad y transmítelo, piensa en lo que acabas de leer en el Evangelio y pon a Cristo en medio de tu vida. Él es ejemplo de misericordia para el que tiene que perdonar y camino de salvación para quien tiene que ser perdonado.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter