Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¡Necesito ayuda! - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, cuando Jesús y los tres discípulos bajaron de la montaña, al llegar a donde estaban los demás discípulos, vieron mucha gente alrededor, y a unos escribas discutiendo con ellos. Al ver a Jesús, la gente se sorprendió, y corrió a saludarlo. Él les preguntó: «¿De qué discutís?» Uno le contestó: «Maestro, te he traído a mi hijo; tiene un espíritu que no le deja hablar y, cuando lo agarra, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. He pedido a tus discípulos que lo echen, y no han sido capaces.» Él les contestó: «¡Gente sin fe! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo.» Se lo llevaron. El espíritu, en cuanto vio a Jesús, retorció al niño; cayó por tierra y se revolcaba, echando espumarajos. Jesús preguntó al padre: «¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?» Contestó él: «Desde pequeño. Y muchas veces hasta lo ha echado al fuego y al agua, para acabar con él. Si algo puedes, ten lástima de nosotros y ayúdanos.» Jesús replicó: «¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe.» Entonces el padre del muchacho gritó: «Tengo fe, pero dudo; ayúdame.» Jesús, al ver que acudía gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: «Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando: Vete y no vuelvas a entrar en él.» Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió. El niño se quedó como un cadáver, de modo que la multitud decía que estaba muerto. Pero Jesús lo levantó, cogiéndolo de la mano, y el niño se puso en pie. Al entrar en casa, sus discípulos le preguntaron a solas: «¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?» Él les respondió: «Esta especie sólo puede salir con oración y ayuno.»

Marcos 9,14-29

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Me imagino aquella muchedumbre que va discutiendo, peleando sobre las razones, que hace los juicios sin ir al fondo de la cuestión, que se acumula porque ha pasado algo escandaloso y llamativo, pero no hace nada, ni por el padre, ni por el muchacho que buscan ayuda. Fíjate, al menos tú en los dos, pues sufren. Mira cómo el padre desahoga su pena a la sencilla pregunta de Jesús. Fíjate en los discípulos, que, sin poderle ayudar, se resisten a la confrontación y se marchan a casa primeros. 

¿En qué necesitas más ayuda tú? ¿En poder desahogar tus preocupaciones, miedos, experiencias confusas? ¿En desvanecer tus dudas y búsquedas? ¿En darle claridad a tu fe para que tenga que ver con lo que vives? ¿Para reconducirte a una comunidad con la que rompiste? 

¿Sientes necesidad de una ayuda? Pues me parece fenomenal, porque ya ves que pasan cosas extraordinarias en las vidas de los buscadores. No te desanimes en buscar ayuda y en darla si alguien te pide. ¿Te has fijado que la oración no lo resuelve todo? Haz algo más por ti y por los demás.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter