LOGO-LECTURAS
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados." Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: "Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios con nosotros"."

Mt 1,1-16.18-23

Hoy es un día señalado: el día de la Natividad de María. Hoy coinciden fiestas de María en muchas autonomías y ciudades de España: en Asturias, Ntra. Sra. de Covadonga; en Canarias, Ntra. Sra. del Pino; en Extremadura, Ntra. Sra. de Guadalupe; en Melilla, Ntra. Sra. de la Victoria; en Valladolid, Ntra. Sra. de San Lorenzo…

En esta fiesta de la Virgen, de su nacimiento, el evangelio del día nos ofrece uno de los textos más pesados y aburridos, el de la genealogía de Jesús: un encadenamiento de nombres, de los cuales algunos suenan mucho, porque son figura clave en la historia de la salvación (Abrahán, Jacob, David, Salomón…) y otros mucho menos. Pero merece la pena destacar que, entre los antepasados de Jesús, junto a las grandes figuras de reyes y prohombres, aparecen también personas que ensombrecen la historia, que fueron grandes pecadores, cuyo recuerdo no sería grato precisamente en ninguna genealogía muy preocupada por la pureza de la sangre o por lo intachable de su imagen. Y, sin embargo, ahí están. Y qué suerte que sea así: que en la historia previa a Jesús haya nubarrones y que a Dios le importe un comino la pureza de la sangre.

De hecho, no hay que olvidar que, cuando se habla de la genealogía de Jesús, en realidad no se está hablando de los antecesores de María, sino de José, que era el que importaba, por ser el varón. De María, ni siquiera sabemos eso. Pero lo que sabemos de María se refiere a una pureza de vida que no tiene nada que ver con la pureza de la sangre. María, mujer sencilla, humilde, pequeña, pero engrandecida por una elección y una vida que no da ninguna importancia a la imagen ni a la ascendencia.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter