A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
«No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino.» Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?» Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.»

Juan 14,1-6

En este día recordamos a nuestros seres queridos que ya murieron, pero los creyentes vamos más allá del recuerdo. Y aunque la fe no elimina las lágrimas humanas, estamos convencidos de que el dolor de la ausencia no podrá arrinconar la esperanza de que están viviendo en plenitud junto a Dios. Y nos alegra las palabras de Jesús que nos dice: «¡No se turbe vuestro corazón! En la casa de mi Padre hay distintas moradas». 

Jesús al despedirse nos dice que va a preparar un lugar y que después volverá para llevarnos con él a la casa del Padre. Él quiere que estemos todos con él para siempre. El retorno del que habla Jesús es la venida del Espíritu que él envía y que trabaja en nosotros, para que podamos vivir como él vivió. Jesús termina diciendo: «¡Y a donde yo voy sabéis el camino!» Quien conoce a Jesús, conoce el camino, pues el camino es la vida que él vivió y que le llevó a través de la muerte junto al Padre.

Nos preguntamos como Tomás: «¿Cómo podemos conocer el camino?” Él nos responde: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí”. Surge la pregunta: ¿Qué es «la» verdad? ¿Podemos conocerla? ¿Podemos encontrarla? Lo mismo preguntó Poncio Pilato a Jesús y no llegó a entender que «la» Verdad estaba frente a él, no fue capaz de ver en Jesús el rostro de la verdad, que es el rostro de Dios. 

¿Has encontrado tu camino? ¿Has descubierto la VERDAD? ¿Te sientes llamado a buscarla?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter