Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¡NO TE DESCUIDES Y CUIDA DE ÉL! - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?» Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?» Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.» Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.» Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?» Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta." ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?» Él contestó: «El que practicó la misericordia con él.» Díjole Jesús: «Anda, haz tú lo mismo.»

Lucas 10,25-37

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Dos mil años más tarde, seguimos haciéndonos las mismas preguntas que las que recoge el evangelio de hoy. Y aunque a priori parezca que lo de heredar la vida eterna no sea una cuestión muy actual, al menos, no así formulada, sí que nos inquieta -y mucho- ser felices.

Seguro que más de una vez te has preguntado si eres feliz, o qué hacer para serlo. La respuesta es clara, has de ponerte en “modo cuidado” y como el samaritano, estar abierto a curar -y cuidar- las heridas de aquellos, más cercanos a ti.  Porque son muchos los daños que sufrimos en el día a día: laceraciones fruto de la incomprensión, torceduras causadas por caídas vitales más o menos aparatosas… Así pues, es fácil que tengas a alguien cerca, -en el trabajo, en tu casa, en tu grupo de amigos- con algún dolor en el cuerpo o en el alma, necesitado de una presencia compasiva y serena; basta con que abras bien los ojos para que seas capaz de encontrarlo. 

Por esto, mantente hoy a la escucha de esta invitación que Jesús te hace, practica la misericordia, y sin des/cuidarte, -pues tu cuidado es fundamental para poder cuidar al otro-, cuida de quien más te necesite.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter