Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¡NOS OFENDES! - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo el Señor: «¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios! Esto habría que practicar, sin descuidar aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle! ¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo!». Un maestro de la Ley intervino y le dijo: «Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros». Jesús replicó: «¡Ay de vosotros también, maestros de la Ley, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!».

Lucas 11, 42-46

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Señor, no seas tan duro. Sé más circunspecto. Según los cánones establecidos por nuestro decoro clericalista. ¿No ves que así no vas a conseguir ningún adepto? ¿No ves que así sólo la gente que desconoce la Ley te seguirá? (principalmente, mujeres). Sé complaciente con los sabios y entendidos, di lo que halaga sus oídos, y viviremos tranquilos en tu Iglesia. Hagamos este trato, ¿sí? Tú te callas, y vivimos en la dicha celestial. 

Pero no, lo tuyo es “montar lío”. Lo tuyo es soltar la Verdad que llevas dentro y te configura. Lo tuyo es que tus amigos viertan su sangre por Ti, como el Bautista, mártir “de la verdad y la justicia”. Porque no juegas con tu misión, ni proclamas medias tintas sobre Dios. Eres como un bisturí que rasga y corta. Tu Palabra hiere el alma, como la cirugía extirpa el mal.

Gracias por tus ofensas, rapapolvos, correcciones, advertencias… Tu grito desesperado busca salvarnos. Esclerotizados en la acidia de la Ley, nuestra vida peligra. 

¡Oféndenos, Señor! Corrígenos y andaremos por tus caminos.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter