A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

¡OPTAR POR LA PRÁCTICA DEL BIEN Y LA JUSTICIA…!

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino." Los discípulos le preguntaron: "¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?" Jesús les preguntó: "¿Cuántos panes tenéis?" Ellos contestaron: "Siete y unos pocos peces." Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.

Mateo 15,29-37

Jesús sí que puso en práctica lo que hablaba, opta por hacer el bien antes que cumplir leyes vacías. Acoge a los que estaban excluidos en su sociedad y comparte su vida. 

Jesucristo es coherente. Rescata a los pobres y los alivia. «Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer” 

“No quiero despedirlos sin darles de comer” para Jesús la vida de cada persona no le deja indiferente. Además, nos llama para que seamos también nosotros los continuadores de esa misión

¿Soy seguidor de Jesús? Al menos así me siento. Cuando me encuentro a diario con estas situaciones: enfermos, sin médicos, medicinas, ciegos, hambrientos, que se acercan a mi vida ¿qué hago por ellos? Jesús me llama a dar respuesta a los problemas temporales de mis hermanos. Jesús siente compasión de la gente porque sabe captar con su mirada el dolor, el sufrimiento las angustias, las desesperanzas y sin sentidos. Sabe cuál es el sueño de Dios. 

Dios quiere que la persona viva y que todos tengan los mismos derechos de saciar su hambre, de vivir la justicia, la bondad, igual dignidad ante una sociedad que cada vez nos incita a consumir más haciéndonos creer que así se vive la vida en plenitud.

Sus seguidores parecen pesimistas, ¿de dónde vamos a darles de comer si solo tenemos este poquito para nosotros? pensamiento egoísta. Si tuviésemos la capacidad de mirar más allá y generosidad de alma, encontraríamos los excluidos de nuestra sociedad y tendríamos la sensibilidad de partir el pan con ellos.   

En este día me pondré en camino para compartir algo con alguien que le he visto muchas veces pero nunca he hecho nada por él o por ella e invitaré a otros que también lo hagan.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter