Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Palabras Difíciles - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles: "No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiera a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro". Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades.

Mateo 10, 34-11, 1

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Jesús ¿sembrador de conflictos y enemistad…? ¿Dónde quedan su misericordia, compasión? ¿Aún no comprendemos el corazón de Dios?

¿No se parece en algo, la reciente experiencia vivida por toda la humanidad a estos versículos evangélicos?

Las espadas del peligro del otro y la muerte rompieron la tranquilidad de un mundo hecho a medida personal. La humanidad, se dividió en dos: los que luchaban por salvar a quiénes se podía y los que debían encerrarse para no aumentar el caos. 

La solidaridad y la caridad ganaron nuevo espacio en calles, vecindario, templos, corazones, acogiendo al desconocido y al profeta. El vaso de agua dado a uno de estos pobrecillos se llamaron Tablet y celulares que, expertos o aprendices de humanidad, en el campo de batalla, ofrecían como último puente de contacto entre la vida recibida y la que se iba en completa soledad. Por cierto, estos justos, tienen asegurada su paga. La  magnanimidad será su estrella en el Reino.

¿Hace falta todo esto para comprender ciertas palabras difíciles del Evangelio? Mejor… ¿Qué hemos aprendido? Cada uno es responsable de su respuesta.  

Y por si aún no nos convence que Dios quiere la felicidad del hombre y que ella es que sea plenamente humano y divino, tendremos que seguir pidiendo la sabiduría de las Escrituras, hasta que el ardor del corazón nos dé otra capacidad de comprensión. Seguramente así lo vivieron muchos hermanos de la primera línea del Covid-19.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter