Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

#PruebaASerFeliz aun amenazado - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él. Pero algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús. Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín y dijeron: «¿Qué hacemos? Este hombre hace muchos signos. Si lo dejamos seguir, todos creerán en él, y vendrán los romanos y nos destruirán el lugar santo y la nación». Uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: «Vosotros no entendéis ni palabra; no comprendéis que os conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera». Esto no lo dijo por propio impulso, sino que, por ser sumo sacerdote aquel año, habló proféticamente, anunciando que Jesús iba a morir por la nación; y no solo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos. Y aquel día decidieron darle muerte. Por eso Jesús ya no andaba públicamente entre los judíos, sino que se retiró a la región vecina al desierto, a una ciudad llamada Efraín, y pasaba allí el tiempo con los discípulos. Se acercaba la Pascua de los judíos, y muchos de aquella región subían a Jerusalén, antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús y, estando en el templo, se preguntaban: «¿Qué os parece? ¿Vendrá a la fiesta?». Los sumos sacerdotes y fariseos habían mandado que el que se enterase de dónde estaba les avisara para prenderlo.

Juan 11,45-57

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Hace unos meses varios jóvenes me confiaban que les cuesta mantener la fe al ver que el mal es una fuerza imparable: hambre, corrupción, mentiras, poder… ser bueno sale caro, incluso puede ser castigado. Así no hay quien crea. 

Hoy ya no hay signos. Hoy no hay palabras de Jesús. Salió de la escena. Sumos sacerdotes, fariseos y el Sanedrín se reúnen y «decidieron darle muerte». Ya no hay sitio para Jesús. El odio y la venganza han copado todo. Si a lo largo de la semana siempre había un grupo de gente que busca a Jesús y cree en él, hoy quienes le buscan están al acecho «para prenderlo». 

El evangelio no nos regala muchas esperanzas: Jesús se ha retirado. Si somos sinceros, ese sentimiento no pocas veces nos acompaña. En las grandes pruebas que todos padecemos pareciera que Jesús también se retira. 

 Hoy y muchas veces esta será la prueba: aun en la amenaza, permanecer confiado. Aun en el aprieto, saber que Dios vencerá: que estará a tu lado, que no te abandona. No hay recetas mágicas, sino alimentar la esperanza con la fe que actúa en nosotros. 

¿Cómo? Retírate con Jesús, pasa tiempo con Él. Seguro que él, aun amenazado, te lo dirá. Confía. 

 

«Nada», Álvaro Fraile: https://www.youtube.com/watch?v=JvbzB0FO4aQ

 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter