QUE NADIE OS ENGAÑE

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: "Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido." Ellos le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?" Él contestó: "Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy", o bien "El momento está cerca"; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida. Luego les dijo: "Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo."

Lucas 21,5-11

¡Duras palabras las de este evangelio!  Aunque Jesús está hablando de la destrucción del templo que sobrevendrá en el 70 AD; es fácil tratar de identificar las situaciones que vivimos en el mundo hoy con estas palabras de Jesús. Sin embargo, hoy quisiera que nos quedáramos con esta frase “Cuidado con que nadie os engañe.” 

Al acercarnos al final del tiempo litúrgico y preparanos a entrar en un nuevo ciclo de Adviento, sería bueno que hoy pensáramos ¿que nos engaña en mantenernos firmes en nuestra fe en Jesús? Las tentaciones son muchas, situaciones, cosas, ideologías, personas que nos pueden confundir e invitarnos a vivir de una manera diferente a la que Jesús nos pide. Estemos alertas, cuanto más conocemos qué nos puede engañar, y cuáles son nuestras debilidades, mejor podemos resistir esos engaños. Quizás hoy podemos identificar al menos una de esas cosas que me pueden engañar y ponerla en la presencia de Dios con la confianza que nada ni nadie puede separarnos del amor de Cristo.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter