A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. Se quedaban asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía un demonio inmundo, y se puso a gritar a voces: "¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios." Jesús le intimó: "¡Cierra la boca y sal!" El demonio tiró al hombre por tierra en medio de la gente, pero salió sin hacerle daño. Todos comentaban estupefactos: "¿Qué tiene su palabra? Da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen." Noticias de él iban llegando a todos los lugares de la comarca.

Lucas 4,31-37

Nuevamente Jesús enseñando en la sinagoga, ayer en Nazaret hoy en Cafarnaúm, de más categoría… sus palabras suscitan también aquí asombro por la autoridad con que habla. Una autoridad que se demuestra poniendo en práctica su discurso inaugural: sanar, liberar una criatura del poder del mal. Es curioso que los paisanos de Jesús no sepan reconocer la verdad más profunda de este vecino suyo, y sí lo sepa el espíritu maligno, que lo define perfectamente: Jesús es el Santo de Dios, da órdenes con autoridad y poder a los espíritus del mal y salen. Dicen los expertos que la lucha contra el espíritu del mal es una de las actividades más históricas de Jesús. Hoy tenemos un espíritu más científico y acudimos a la medicina para curar los males, lo que está muy bien. Pero es cierto que hay actitudes arraigadas en el corazón del ser humano: el egoísmo, la injusticia, el rencor, la ira, toda maldad… que tienen difícil cura. Y necesitan de muchos tipos de ayuda para superarlas.

El Evangelio nos da noticia de un tal Jesús que tiene poder. El Espíritu de Dios está con él y ha sido enviado a sanar, curar, liberar. Me pregunto yo también hoy ¿Qué tiene su palabra?

¿Qué tiene su palabra para ti? Su palabra tiene esperanza. Su palabra tiene fuerza. Su palabra tiene verdad: hace lo que dice. Su palabra tiene luz para el camino. Su palabra…

Concédele una oportunidad a la Palabra y deja que actúe hoy en ti también.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter