Quiero sentirme necesitado

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»

Mateo 11,25-27

Una experiencia que todos tenemos es que cuando estamos interesados en conocer algo, ponemos toda nuestra atención para lograrlo. Es que, el sabernos necesitados, hace que estemos disponibles a recibir. Todo lo contrario sucede cuando algo no nos interesa o nos creemos saciados y estamos satisfechos; en este caso no mostramos disponibilidad para recibir, es más, nos parece innecesario.

Hoy Jesús agradece a Dios que se haya revelado a los sencillos. Ellos son los que están disponibles a recibir la Palabra; los sabios y entendidos ya no necesitan más, o al menos eso es lo que creen. 

Y nosotros… ¿entre quienes nos contamos? ¿Estamos disponibles a recibir la novedad del Evangelio o ya tenemos todo muy claro?

Junto a Jesús agradezcamos a Dios Padre que se revela a todo el que está disponible a conocerlo. Pidámosle que no nos deje sentirnos satisfechos, para poder estar siempre necesitados de Él y su Palabra.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter