A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Mirad que os mando como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra. Porque os aseguro que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre.»

Mateo 10,16-23

Me vienen ahora a la cabeza todas las cosas en las que he “fracasado” más por abandono que por incapacidad ¡Y son muchísimas! El tiempo es limitado y no da para luchar en todas las guerras que la vida nos pone delante. Hay que elegir en cuál involucrarse. 

Me gusta como Jesús nos quiere sagaces y sencillos, pero sobre todo me da fuerza con su promesa: “el que persevere hasta el final se salvará”

¡Ánimo para hoy! ¡Fuerza! ¿Tú en qué perseveras? ¿Qué guerra eliges?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter