Reconociendo milagros

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido: «¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti.»

Mateo 11,20-24

Repetimos hasta el cansancio que Dios nos creó para la felicidad. Pero reconozcamos que tenemos una cierta tendencia a la queja, a ver lo negativo que hubo y que hay en nuestras vidas, sin ser capaces de ver el lado positivo de las cosas, incluso en aquellos momentos malos que nos ayudaron a crecer. 

Hoy Jesús nos recrimina esa negatividad, esa incapacidad para ver su presencia en nuestras vidas, hoy nos dice: ¿No ves los milagros que he hecho en tu vida?

Es esa incapacidad la que no nos permite reconocer a Dios en nuestra vida, y sentirnos plenos y felices. 

Hagamos un buen inventario de las veces que el Señor se ha hecho presente en nuestras vidas y agradecidos por todos esos dones de su amor, pidámosle nos ayude a ser más positivos para poder descubrir más fácilmente esos pequeños milagros de cada día. 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter