Sacar Lo Mejor

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: “El reino de los Cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá la final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entienden bien todo esto?”. Ellos le contestaron: “Sí”. Él les dijo: “Ya ven, un escriba que entiende del reino de los Cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo”. Cuando Jesús acabó estas parábolas, partió de allí.

Mateo 13, 47-53

En nuestro mundo, estamos tan acostumbrados a “clasificar” todo, en bueno, malo, feo, bonito, grande, pequeño, pobre, rico, negro o blanco, en fin, vamos haciendo “categorías” de todo. En este día, el evangelio nos hace una invitación a todos, sin distinción alguna. El pescador saca una sola red, llena de todos los peces, somos nosotros los que, con nuestra vida, nuestras decisiones y acciones nos alejamos de la red o nos salimos de esa red. Dios como un padre, saca de nosotros lo nuevo y lo antiguo, todo lo que nos ayuda y lo que no, pero es nuestra propia vida, nuestras opciones las que nos hacen ponernos de un lado o del otro de Dios, no es Él, somos nosotros mismos. ¿Cómo actuamos con los demás? ¿Qué reciben de nosotros? ¿Nuestra bondad? ¿Lo contrario? 

La alegría del pescador que después de una larga jornada de trabajo, puede sacar la red llena de peces y ver el fruto de su arduo esfuerzo, ¿Con qué peces se encontrará? ¿Qué tipo de peces somos? Ahí en el amplio océano donde todos los peces viven, crecen, se desarrollan, como nosotros en el amplio mundo, en nuestro trabajo, escuela o familia, ahí es donde vamos haciéndonos mejores personas, o vamos empobreciendo todo lo que Dios mismo ha puesto en cada uno. Estamos invitados a sacar lo mejor de nosotros mismos, a crecer y desarrollarnos con todo lo que Dios mismo nos ha dado, para que al final, la red Dios pueda contar con lo mejor de nosotros. 

¡Ánimo, vamos a buscar juntos lo mejor de nosotros mismos!

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter