Ser Auténtico

LOGO-LECTURAS
Yo os digo que no juréis en absoluto. En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Sabéis que se mandó a los antiguos: "No jurarás en falso" y "Cumplirás tus votos al Señor". Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo. A vosotros os basta decir sí o no. Lo que pasa de ahí viene del Maligno".

Mateo 5, 33-37

La veracidad es sello distintivo de un discípulo de Jesús. La honestidad y franqueza siempre son valores en la relación humana.

Jesús nos recuerda que debemos ser auténticos en nuestras decisiones. Así que nuestro discurso debe ser simple y honesto. La sencillez de nuestras palabras puede evitar algunos malentendidos y por consiguiente también de disputas inútiles. Así que vale la pena vivir y actuar de acuerdo a lo que piensas, dices y muestras a los demás.

Jesús animó a la gente a usar la palabra de forma sencilla. Sin mentiras, insinuaciones o falta de sinceridad, porque son fuente de peleas y disputas. Siendo auténticos con los demás recogeremos el fruto ante todo de la libertad, nuestra y de los que viven a nuestro alrededor. Solo dando a los demás la verdad de nuestro ser, podemos estar seguros de que nada nos hará daño. 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter