Ser testigos en tiempos de dificultad

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando venga el Paráclito, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque desde el principio estáis conmigo. Os he hablado de esto, para que no os escandalicéis. Os excomulgarán de la sinagoga; más aún, llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho».

Juan 15,26–16,4a

Todos tenemos claro que la amistad se demuestra, especialmente, en los momentos duros. Pero también experimentamos que a veces, en la dificultad, no sabemos cómo demostrar nuestra amistad o simplemente no estamos preparados para acompañar a un amigo en la dificultad.  En nuestra vida de fe sucede lo mismo, es fácil sentirnos cerca de Dios y tener una actitud positiva cuando las cosas van bien, pero, qué difícil es tener una actitud positiva y esperanzadora de frente al dolor y la dificultad.

Hoy Jesús nos recuerda que nosotros, los bautizados, somos sus testigos, es decir presencia suya en este mundo. Para cumplir con nuestra misión, Él nos envía Su Espíritu que nos mantiene unidos a Él, y nos transmite su fuerza y sabiduría. Su Espíritu nos une a Él, y nos ayuda a conocerlo más profundamente, para que podamos ser sus Testigos alegres y agradecidos, esperanzados y no desesperados, a la hora del dolor, la dificultad y la oscuridad. 

Agradezcamos a Jesús el don del Espíritu Santo, Y pidámosle que nos ayude a abandonarnos confiados a su acción, para colaborar con Dios en la construcción de un mundo mejor.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter