Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Ser y vivir como hijos - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pero yo os digo: no hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también el manto; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas. Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo”. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis solo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto».

Mateo 5,38-48

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

El Señor dijo a Moisés, dice el libro del Levítico. Jesús dijo a sus discípulos, comienza el Evangelio de hoy. Todo empieza en la fe de que Dios habla, tiene palabras, dialoga, se comunica. Y… espera una respuesta. En el antiguo testamento este diálogo de vida se llama Alianza. Su fórmula más antigua reza: todo lo que el Señor ha dicho, lo haremos. Es, por tanto, un diálogo de compromisos mutuos, no sólo palabra por palabra sino palabra por obra. Este “acuerdo” mutuo se explicitaba con los mandamientos, enmarcados por el compromiso de Dios con su Pueblo. Un compromiso de amor que se da.

El pueblo, con el tiempo, ha comprendido y ha resumido su Alianza en la invitación a ser como Dios, santos, porque Dios mismo nos invita a compartir su misma vida (¡qué cosa más inesperada!): su justicia, amor, esperanza. ¡No le vamos a dejar con la palabra en la boca!

Jesús avanza explicando el sentido de los mandamientos dentro del horizonte de su misión, de la NUEVA Alianza: darnos a conocer el amor del Padre, entregarnos el amor del Padre. Este amor es tan grande, que es difícilmente imaginable; y tan generoso, que no cabe en las lógicas puramente humanas. Jesús precisa que ser santo como Dios no tiene que ver nada con la perfección estética o moralista; es ser y vivir como hijo suyo, hija suya muy amados. 

Somos amados, lo repito ¡somos amados, eternamente!, desde el primer instante de nuestro existir, amados como hijos. Quien reconoce este don ha captado la manera de ser Dios, un amor sin límites. Este ser hijos, aunque parezca una frase hecha, es la realidad más sagrada de cada persona humana. S. Pablo dice que este Espíritu constantemente levanta la voz en nuestro interior diciendo a Dios ¡Papá! (Abbá).

Esta es la sabiduría que nos ha sido regalada en Jesús: el amor entre hermanos. No cuadra con los criterios mundanos pues es la sabiduría humilde que se ofrece sin esperar recompensas. Todo viene de Cristo, porque lo ha vivido y él nos lo ha regalado todo y, por eso, ¡cómo no regalarlo también! ¿De qué modo? Los ejemplos los pone muy claros el texto del evangelio de hoy. Solo queda ponerlo en práctica.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter