“Servir»

LOGO-LECTURAS
“Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles. Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían. De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: Todos te buscan. Él les dice: Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido. Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios”.

Mc 1,29-39

Jesús, después de participar en la celebración del sábado en la sinagoga, como buen judío, entra en casa de Pedro y allí encuentra postrada a la suegra de éste. Jesús se acercó, la tomó de la mano y la levantó y ella se entrega al servicio de los demás. 

Jesús no solo sana, sino que sana para que la persona se ponga al servicio de la vida. Los enfermos y los poseídos eran las personas más marginadas en aquella época. Estaban a merced de la caridad pública. Y además la Ley las consideraba impuras. No podían participar en la comunidad. Era como si Dios las rechazara y excluyera. Al caer de la tarde, terminado el sábado, en la hora en que aparece la primera estrella en el cielo, Jesús acoge y cura a los enfermos y a los poseídos que la gente le trae. Esta es la Buena Nueva de Dios: acoger a los marginados y a los excluidos, y reintegrarlos en la convivencia de la comunidad.

Jesús permanece unido al Padre por la oración. Sin duda alguna tuvo que hacer un esfuerzo muy grande para tener el tiempo y el ambiente apropiado. Para ello se levanta antes que los otros, para poder estar a solas con su Padre. Muchas veces, los evangelios, nos hablan de la oración de Jesús en silencio. Es a través de la oración, que él mantiene viva la conciencia de su misión.

Jesús no ha venido para ser servido, sino para servir. La suegra de Pedro empieza a servir. Yo, ¿hago de mi vida un servicio a Dios y a los hermanos y hermanas?

Jesús mantenía viva la conciencia de su misión mediante la oración. ¿Cómo es mi oración? 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter