Sin Medias Tintas

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, entre lo que enseñaba Jesús a la gente, dijo: "¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigurosa." Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos, les dijo: "Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir."

Marcos 12,38-44

Dos ideas:

Primera. No es cualquier persona, la que Jesús pone como modelo. Se trata de una persona con una doble condición que, ya de por sí, le procura el rechazo social en aquella época (lo mismo también en la nuestra): ser mujer y viuda. Marcos, en su evangelio, además de a esta viuda, pone a otras tres mujeres como modelos: la que unge los pies de Jesús, la que sufre hemorragias y la siro-fenicia a la que le bastan las migajas que ni siquiera quieren los perros (tomemos nota)

Segunda. No son únicamente dos monedas lo que la pobre viuda deposita en el cepillo de las ofrendas del templo. Es más, NO deposita sólo todo lo que necesita para vivir. Junto a esa ofrenda va algo más que un par monedas, que son todo su sustento; deposita algo más profundo. La pobre viuda deposita toda su confianza en Dios. Sabe de quién se fía. Esto nos habla de totalidades (a nosotros, que seguimos jugando con medias tintas). Es una invitación a poner toda nuestra confianza en Dios, desde nuestras realidades concretas.

¿Cuáles son tus medianías? ¿En qué aspectos de tu vida sientes que necesitas «echar el resto»?

Pídele a Dios la fuerza, y su compañía, para seguir avanzando en el camino de entrega y de fidelidad a él.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter