Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Solo Dios basta - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: «No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.» Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando el Evangelio y curando en todas partes.

Lucas 9,1-6

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Hay una característica que es común en los grandes santos de la Iglesia: su deseo de poner toda su confianza en Dios. Así lo experimentó san Ignacio de Loyola que se embarcó hacia Tierra Santa sólo porque su intención “era tener a sólo Dios por refugio”. Lo mismo le pasó Al padre Claret que para viajar a Roma se sacó el billete más barato del buque e hizo todo el trayecto en la cubierta viajando tan contento “pensando que, de forma parecida, debió viajar Jesús de Nazaret en barca por el mar de Galilea”. Y, por último, otra santa navegante, María Antonia París, confiesa que cuando perdió las Islas Canarias de vista se alegró su corazón “porque sólo le quedaba la esperanza en Dios.” 

Es verdad, sólo Dios basta. 

Lo demás nos ayuda tanto en cuanto nos ayude a acercarnos a Él y cumplir su voluntad. 

¿Cómo anda mi confianza en Dios? ¿Cuán dispuest@ estoy a cumplir los deseos de Jesús haciéndome indiferente a los bienes materiales y a la honra del mundo?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter