A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No todo el que me diga: ‘¡Señor, Señor!’, entrará en el Reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi Padre, que está en los cielos. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica, se parece a un hombre prudente, que edificó su casa sobre roca. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos y dieron contra aquella casa; pero no se cayó, porque estaba construida sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica, se parece a un hombre imprudente, que edificó su casa sobre arena. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos, dieron contra aquella casa y la arrasaron completamente’’.

Mt 7, 21. 24-27

Este Evangelio llega hacia el final del Sermón de la Montaña. Jesús nos recuerda que no es suficiente con oír la Palabra de Dios: nosotros debemos ponerla en práctica. El desafío que nos hace este pasaje es el de tomar cada día un tiempo para reflexionar y meditar lo que Dios me pide en la vida y aferrarme a la seguridad que si vivo una vida profundamente arraigada en Dios y en su Palabra no habrá tormenta que me pueda destruir. Dos casas pueden ser idénticas en su construcción, pero ante una tormenta una puede caer y otra mantenerse en pie. La diferencia está en que un constructor utilizó malos cimientos, y material barato para terminar más rápido y el otro tomó su tiempo para analizar qué tipo de cimientos eran los más fuertes para su casa, no escatimó el tiempo, ni el costo para su construcción. Cuando vino la tormenta su casa se mantuvo en pie. 

San Francisco Javier, cuya fiesta celebramos hoy, decía ¡Cuántos mil millones de gentiles se harían cristianos, si hubiera operarios que no buscaran sus propios intereses, sino los de Jesucristo…!” Si no escatimamos el tiempo y el trabajo que merecen hacer buenos cimientos la obra será fructífera. 

Y yo me pregunto hoy, a quién me asemejo: ¿al constructor necio que toma atajos para obtener resultados rápidos? ¿O al constructor sabio que sabe tomarse el tiempo en una excavación profunda y segura?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter