LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo el Señor: «¿A quién se parecen los hombres de esta generación? ¿A quién los compararemos? Se parecen a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros: "Tocarnos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis." Vino Juan el Bautista, que ni comía ni bebía, y dijisteis que tenía un demonio; viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: "Mirad qué comilón y qué borracho, amigo de publicanos y pecadores." Sin embargo, los discípulos de la sabiduría le han dado la razón.»

Lc. 7, 31- 35

Con quien compararé a esta generación: Tomemos el pulso: Soy capaz de empatizar con la realidad, respondiendo a las voces y sonidos en coherencia, dejar transparentar mi Ser que baila con el que baila y llorar con el que llora; respetar al otro que, desde su coherencia y autenticidad, se parte y se comparte conmigo. La igualdad no es tener los mismos ideales, sino enriquecernos desde lo diferente. Siendo hijos de la Sabiduría, nos reconocerán, no por lo que digamos sino por lo que hacemos.

¿Qué tipo de generación soy? ¿He logrado tener vida propia? ¿Invito a Bailar o sigo sentada en la plaza esperando que alguien me toque canciones tristes?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter