LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de otro poco me volveréis a ver». Comentaron entonces algunos discípulos: «¿Qué significa eso de “dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de otro poco me volveréis a ver”, y eso de “me voy al Padre”?». Y se preguntaban: «¿Qué significa ese “poco”? No entendemos lo que dice». Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: «¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: “Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver”? En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría».

Juan 16,16-20

¿Por qué? ¿Para qué? Estas preguntas nos acompañan en la vida. Algunas nos llevan a la tristeza, la resignación, la falta de esperanza. Como a los discípulos en tiempos de Jesús. Él anunciaba su partida, y los discípulos sumaban temores y perdían esperanza en el futuro, encerrándose en su propia angustia. Sin embargo, Jesús les dice más: ese tiempo de dolor pasará…

También nosotros de frente a las dificultades nos encerramos en nosotros mismos y nos cuesta encontrar respuestas, luz; y vivir con alegría y esperanza.

Escuchemos a Jesús: todo esto pasará. Las dificultades, los dolores, los miedos son pasajeros. Él nos conduce, nos toma de la mano y nos ayuda a seguir adelante. 

Agradezcámosle su presencia en nuestras vidas; y pidámosle que nos ilumine para que podamos superar todo lo que nos encierra y nos libre de vivir sin esperanza. “No hay mal que dure cien años…”

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter