A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos una parábola: «Fijaos en la higuera y en todos los demás árboles: cuando veis que ya echan brotes, conocéis por vosotros mismos que ya está llegando el verano. Igualmente vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. En verdad os digo que no pasará esta generación sin que todo suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán».

Lucas 21,29-33

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mis ideas pasarán, las modas pasaran, las ideologías pasaran, mis caprichos pasaran, mis problemas pasaran, los malos tiempos pasarán, pero lo que nunca pasará es la Palabra de Jesús, ¡eso jamás! “Todo se pasa, Dios no se muda” en Palabras de Santa Teresa.

Qué lindo poder descubrir que si nuestra vida está atravesada por la Palabra de Dios ya no está sujeta a los vaivenes de la vida, de las ideologías, de los caprichos, de la moda. ¿Cuál es esa palabra de Dios que no pasa, que no cambia, que sigue acompasando mi vida?

Seguramente en tu vida hoy se están asomando nuevos brotes, nueva vida porque el Reino de Dios, él mismo Dios está pasando, está obrando, está actuando. Te invito a que puedas descubrir cuáles son esos brotes nuevos que están asomando en tu vida. Y no te olvides Todo Pasa

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter