A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia. Al ver a las multitudes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por lo tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos”. Después, llamando a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias. Les dijo: “Vayan en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos. Curen a los leprosos y demás enfermos; resuciten a los muertos y echen fuera a los demonios. Gratuitamente han recibido este poder; ejérzanlo, pues, gratuitamente”.

Mt 9, 35–10, 1. 6-8

La cosecha es mucha, eso es una buena noticia, es una cosecha abundante, de mucho fruto, lista para ser recogida. Pero faltan obreros para recogerla. Y si no se recoge a tiempo, la cosecha se pierde. Cuando leemos este pasaje nos sale hacerlo en clave vocacional: sólo los llamados a la “vida religiosa profesional” pueden recoger la cosecha. O los que tienen grandes dones, como predicadores, títulos de teología, experiencia… Cuán equivocados estamos si pensamos así. El Señor nos llama a todos a recoger la cosecha, sí, a los mal llamados “profesionales de la iglesia” y también a los que no son famosos, a los pequeños, los que nadie conoce, a la abuela que no terminó el bachillerato, a los padres y madres  de familia que lucha día a día para sacar adelante a sus hijos, al minusválido que se esfuerza el doble para lograr las acciones diarias más sencillas. La cosecha es abundante y todos estamos llamados a tomar parte en recogerla, y en disfrutar de ella. Cada uno, con los dones que se nos han dado gratuitamente, aunque nos parezcan pocos, somos parte de los trabajadores que buscan las ovejas perdidas para llevarlas al encuentro con el Señor. Incluso muchas veces estando nosotros medio perdidos también. 

Hoy quiero tomar unos minutos de mi tiempo para pensar, ¿en qué campos puedo recoger la cosecha? ¿Qué oveja perdida pone el Señor en mi camino hoy? ¿Qué dones me ha regalado gratuitamente el Señor que yo puedo devolver gratuitamente?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter