A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: «Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: "Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar. ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.»

Lucas 14,25-33

Amarlo todo en Dios, este es el “quid” de la cuestión. No dejar de amar a nadie ni a nada, pero amarlo todo al estilo de Jesús. Amar a mis padres, a mis hijos, a mi pareja, a mi trabajo, a mis compañeros, a mi país, a mi religión… amarlo todo al estilo de Jesús. Y amar así es sufrir, porque este amor no tiene nada de interesado ni de egoísta. Amar así duele: esta es la Cruz que hay que llevar a hombros. No se trata de buscar la Cruz, se trata de amar el Amor Crucificado, y todo lo suyo, lo que Él amó.

¿Descubro en el amor a Dios la llamada a amar a mis hermanos? ¿Vivo el amor a los otros como una respuesta al amor de Dios? ¿Mis gestos concretos de servicio (una palabra amable, un sacrificio en bien de los que me rodean, una sonrisa en medio del dolor…) los vivo como una ofrenda, con alegría? 

Señor Jesús, que sepa amar a mis hermanos como tu me pides que lo haga. Que lo ame todo en Ti, y en todo encuentre la luz de tu presencia. Que sepa darte todo para recibir de ti mucho más. Amén.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter