LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos».

Mateo 28,16-20

Nuevamente llamados a salir de las zonas seguras que nos dan estabilidad a los lugares que nos despiertan miedo, duda y nos encogen… también podrán ser zonas de confort. Somos llamados a salir y abrir la mente, el corazón y todo lo que somos, para volver a Galilea, lugar donde Jesús comenzó su misión, donde la buena noticia tuvo espacio, y la “Palabra” se hizo vida en Jesús con palabras, gestos y actitudes para descubrirnos el rostro de Dios su Padre. 

Nos invita a confiar en Él, a ser felices, a sentirnos escuchados, amados, perdonados. La Ascensión de Jesús Resucitado significa eso, volver a Galilea, la Galilea donde la “vida nueva” comenzó, donde fue posible ser buena noticia. 

Allí los discípulos son invitados a releer la actividad misionera de Jesús y allí mismo renuevan su compromiso misionero y reciben de nuevo el envío: id a dar testimonio de lo que habéis visto y oído y a proclamar el evangelio a todos… 

¿Estoy dispuesto a volver con los discípulos a Galilea, renovar mi compromiso bautismal y misionero y ser testigo del Señor con acciones y palabras?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter