A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Una cita en las calles de Galilea

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; llenas de miedo y de alegría corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús salió al encuentro y les dijo: «Alegraos». Ellas se acercaron, le abrazaron los pies y se postraron ante él. Jesús les dijo: «No temáis: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán». Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles: «Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros». Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

Mateo (28,8-15):

El Evangelio en estos días nos entretiene alrededor de la tumba vacía. Diferentes eventos y personajes caracterizan ese lugar en la mañana del primer día después del sábado. Las mujeres, saliendo de la casa con un paso fúnebre, ahora corren entre el miedo y la alegría para decirles a los discípulos que algo ha sucedido … y mientras corren, Jesús les alcanza: el Señor siempre va al encuentro de quienes lo buscan con un corazón sincero, no permite que nuestro corazón se desanime por su ausencia. Al mismo tiempo, el Maestro parece contener la alegría de las mujeres y envía al grupo de sus discípulos una cita en las calles de Galilea, donde todo comenzó; Es en esa región donde la comunidad se encontrará con el Señor resucitado. Galilea es la frontera, el lugar de la vida cotidiana, de la confrontación, del anuncio. 

Sería bueno quedarse serenos y contemplar el rostro de Cristo, pero no es el momento. Estamos llamados a estar con él cada día y en la vida de cada hombre. Se anima a cada uno de nosotros a hacer la transición de encontrarse con el Señor en la contemplación a reconocerlo presente en nuestra propia «Galilea» hecha de compromiso, pasión, fidelidad, pero a veces también de hábitos, esfuerzos y fracasos. Por primera vez, Cristo nos llama «sus hermanos», la resurrección no sólo le pertenece a él, sino que quiere compartirla con nosotros. Nos convertimos en hermanos porque compartimos su propio legado de alegría que nadie podrá arrebatarnos ahora, ni siquiera los rumores de los incrédulos y los corruptos: nosotros, hermanos del Resucitado, vivimos nuestro tiempo llevando en nuestros corazones una esperanza gozosa que deseamos anunciar.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter