Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¡Velad! - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
“Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgenes, que, con su lámpara en la mano, salieron al encuentro del novio. Cinco de ellas eran necias, y cinco prudentes. Las necias, en efecto, al tomar sus lámparas, no se proveyeron de aceite; las prudentes, en cambio, junto con sus lámparas tomaron aceite en las alcuzas. Como el novio tardara, se adormilaron todas y se durmieron. Mas a media noche se oyó un grito: ¡Ya está aquí el novio! ¡Salid a su encuentro! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las necias dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite, que nuestras lámparas se apagan. Pero las prudentes replicaron: No, no sea que no alcance para nosotras y para vosotras; es mejor que vayáis donde los vendedores y os lo compréis. Mientras iban a comprarlo, llegó el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de boda, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras vírgenes diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Pero él respondió: En verdad os digo que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora”.

Mt 25, 1-13

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

El Reino de los cielos nos dice la parábola es semejante a cinco de las diez vírgenes amigas de la novia, que encienden sus lámparas de aceite y se preparan para recibir al esposo cuando llegue, para tomar consigo a la esposa y celebrar el banquete nupcial.

Estas cinco son previsoras y toman junto con las lámparas una porción más de aceite por si se retrasara el novio. Y efectivamente, éste se retrasa y no llega hasta entrada la madrugada, las previsoras alimentan con su aceite la llama de sus lámparas y acompañan al esposo hasta entrar con él en la fiesta. A las otras cinco se les acaba el aceite, pero se les hace tarde al ir a comprar más. Cuando llegan al banquete la puerta está cerrada. 

Hay que mirar más allá del momento presente y descubrir el paso del Señor en las pequeñas cosas. Hoy Jesús nos hace una advertencia: Velad, hay que estar preparadas, no sabemos el día ni la hora.

Cuando la policía nazi llamó a la puerta del monasterio de las Carmelitas, Edith Stein, la hermana Teresa Benedicta de la Cruz, estaba con su lámpara encendida. Asumió la Cruz y siguió hacia el martirio. Ella es una de las cinco vírgenes prudentes de la parábola que se encontró con el esposo para siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter