LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque. no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».

Juan 14,15-21

La mentira es oscuridad, la mentira oculta la realidad y la disfraza de algo inexistente. Nadie puede sentirse pleno y feliz viviendo en la mentira. Lamentablemente, nuestra vida está inundada de mentiras: las mentiras de los poderosos que no hacen más que hundir a la sociedad en la miseria y el desconcierto. La mentira de quienes comparten sus vidas con nosotros y no nos dejan conocerlos como realmente son. Y también, nuestras propias mentiras, las que decimos a los demás para ocultar nuestras propias limitaciones; y las que nos decimos a nosotros mismos y no nos dejan conocernos y poder crecer como personas.

Hoy Jesús nos promete el Espíritu de la Verdad, y nos confirma que ese Espíritu vive en nosotros, no es externo a nosotros. Es el Espíritu que abre nuestras mentes y nuestros corazones para conocernos a nosotros mismos, para aceptarnos, para reconocer lo que debemos cambiar en nosotros y en nuestra vida para ser verdaderamente plenos. De esta manera también estaremos más capacitados para discernir la verdad en la realidad que nos rodea, y poder así tomar decisiones que hagan plena nuestra vida y la de las personas con las que compartimos la vida.

Agradezcamos a Jesús el Espíritu que ya vive en nosotros; y pidámosle que nos ayude a abrir nuestra razón y nuestro corazón a Él para construir, para nosotros y los demás, una historia más feliz. 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter