A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, como algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida». Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?». Él dijo: «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida». Entonces les decía: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndoos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Esto os servirá de ocasión para dar testimonio. Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán a causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».

Lucas 21,5-19

Habrá muchas penurias, guerras, conflictos… nada nuevo bajo el sol. Parece que no ha cambiado mucho el panorama desde el siglo I hasta hoy. Pero las palabras de Jesús en este día siguen teniendo la frescura para ser siempre nuevos, pero… ¿cómo? 

Hoy te propongo que veas a Jesús hablando a tu realidad concreta. Piensa en ella, en lo que eres y en lo que necesitas. Y después, imagina que Jesús te manda claves para seguir caminando. Yo ya he sacado mi propia lista… ¿y la tuya? Te comparto las 5 actitudes que hoy Jesús me propone: 

  1. No te dejes engañar. Muchos vendrán a venderte que son tu solución… pasa. El Salvador ya vino y sigue viniendo cada día a tu vida. 
  2. No tengas miedo. Porque tu confianza está puesta en Aquel que te cuida y se fía de ti. 
  3. Si te atacan, da testimonio… ¡es una oportunidad! Porque hay que poner en valor la fuerza que Dios nos manda cada día. 
  4. No prepares tu defensa, que ya tienes a tu Defensor. Recuerda, el Espíritu de Jesús da palabras y sabiduría. Porque no te anuncias a ti mismo, sino que lo que anuncias es a Él y Él, no te dejará solo. 
  5. Tranquilo… ¡Ni un pelo de tu cabeza sufrirá! Ten fe. Confía. Y sé perseverante. La constancia es el camino del éxito y, nuestro éxito, es ser fieles.
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter