A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, como algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida». Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?». Él dijo: «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida». Entonces les decía: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo».

Lucas 21,5-11

Pasábamos con una amiga por un hotel muy lujoso de la ciudad, al mirar para adentro ella expresa: ¡Qué hermosa lámpara! Era verdaderamente imponente, inmensa, con varios cristales que colgaban. Yo la miré y dije: ¡imagínate que desastre si esa lámpara se cae! Me miró y me dijo: ¿siempre tienes que encontrarles el lado negativo a las cosas, no puedes ver lo bueno? Aquel día hubo un clic en mí. Me di cuenta que siempre miraba lo negativo de los acontecimientos, como quién diría, el medio vaso vacío en lugar del medio vaso lleno y que nunca podía disfrutar del todo las cosas.

Rezando la Palabra de hoy venía esta experiencia a mi corazón.  ¿Es que acaso no podemos ver lo bueno? “No tengan pánico” nos dice Jesús hoy, “qué nadie los engañe”. No hay tormentas o calamidades en nuestra vida, en la sociedad misma, en la que Jesús no tenga una Palabra de esperanza. Algo nuevo está naciendo en esta “nueva normalidad” que hoy nos toca vivir, algo nuevo está naciendo en estos nuevos acomodos que tenemos que hacer.

¿Qué respuestas hemos ido dando como discípulos de Jesús en este tiempo? ¿somos profetas de calamidades o profetas de esperanza? ¿Somos ECO de la Palabra de Jesús?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter