«YO SOY» frente a los miedos

LOGO-LECTURAS
Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: “Vamos a la otra orilla del lago”. Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas. De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín. Lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?” Él se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: “¡Cállate, enmudece!” Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: “¿Por qué tenéis tanto miedo? ¿Aún no tenéis fe?” Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: “¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?”

Mc 4, 35-41

Al calmar la tempestad y el viento, Jesús nos manifiesta en el evangelio de hoy, que es Dios, nos muestra cómo su poder es más fuerte que una tormenta amenazadora. Que debemos confiar en él, pues aunque en nuestra vida pasemos por situaciones difíciles o turbulentas, debemos saber que, en medios de ellos, el Señor está presente. No debemos sentirnos solos, abandonados, indefensos, porque Jesús es más fuerte que todo lo que nos pueda dañar. 

Es él quien nos abre el corazón a la valentía de la fe, porque nosotros sus discípulos, corremos el riesgo de dejarnos paralizar por los miedos del futuro y de buscar seguridades en cosa que pasan, o en modelos de sociedad cerrada que tiende a excluir, más que incluir. 

Debemos ser hombres y mujeres de fe en aquel que es nuestro Salvador. 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter