“El lado bueno de las cosas”

el-lado-bueno-de-las-cosasweb
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Año: 2012

Duración: 120 minutos

Director: David O. Russell /Libro: Matthew Quick

Actores: Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Robert De Niro, Jacki Weaver, Chris Tucker, Julia Stiles, Anupam Kher, John Ortiz, Shea Whigham, Dash Mihok, Paul Herman, Brea Bee

 

Romance. Drama. Comedia.

Sinopsis: Tras pasar ocho meses en una institución mental por agredir al amante de su mujer, Pat (Bradley Cooper) vuelve con lo puesto a vivir en casa de sus padres (Robert De Niro y Jacki Weaver). Determinado a tener una actitud positiva y recuperar a su ex-mujer, el mundo de Pat se pone del revés cuando conoce a Tiffany (Jennifer Lawrence), una chica con ciertos problemas y no muy buena fama en el barrio y que también atraviesa una mala racha tras perder a su marido. A pesar de su mutua desconfianza inicial, entre ellos pronto se desarrollará un vínculo muy especial que les ayudará a encontrar en sus vidas el lado bueno de las cosas.

 

Lo mejor de la película, son las situaciones surrealistas y el mensaje positivo que hay de trasfondo. Los diálogos, largos y complicados en muchas ocasiones, surgen de la manera más natural, como si el guión no existiese y la película se rodara sobre la marcha, de manera documental, sobre una familia cualquiera, en una ciudad cualquiera, de cualquier lugar del mundo.

 

Lo peor de la película, en su intención de ser una comedia romántica especial, diferente, y que después de conseguirlo durante la primera hora de película, vaya derivando poco a poco hasta un final típico y previsible digno de una película de Jennifer Lopez o Hugh Grant. El relato es más convencional de lo que aparenta.

Partimos de la base de un argumento atípico, y con detalles que cualquiera podría tachar de estúpido (tema de la apuesta final o el previo al partido donde se monta el follón con el psicólogo incluido), o de ser una broma si se viera en cualquier otra película. Por momentos te encuentras indefenso ante algo que no entiendes bien, pero que a la vez, en conjunto toma significado y no acabas con la sensación de que este fuera de lugar. Hay escenas donde parece que el cineasta va a retratar con crudeza los diversos problemas en los que están envueltos los personajes, pero no lo hace, solo rasca la superficie.

 

 

Reflexión pastoral:

“Hay que prestarle atención a los signos. Cuando la vida te brinda un momento así es un pecado no aprovecharlo. Hazme caso, porque si no te perseguirá el resto de tus días como una maldición. Te enfrentas al gran reto de tu vida…”.

No cabe duda de que la película tiene un título muy sugerente “El lado bueno de las cosas”, con solo escucharlo te dan ganas de verla.

Partimos de que es una película romántica, aunque algo  inusual. Rompe un poco los esquemas y resulta interesante y en el fondo original.  Aporta grandes dosis de genialidad a sus vibrantes diálogos, aunque un metraje más ajustado le habría hecho bien.

El lado bueno de las cosas es una película de personajes, con los cuales nos podemos ver identificados en algún momento de nuestra vida. Cada uno de ellos con sus personalidades y sus rarezas aporta un toque excéntrico muy particular y nos enseñan muchas cosas.

Los dos protagonistas, están de 10. Calcan a la perfección a dos personas perdidas, que por circunstancias diversas se sirven el uno al otro de bálsamo frente a los problemas que su vida  les ha llevado a vivir.

 

 

¿Qué nos dicen los personajes para nuestra vida diaria?

 

 

1.- Patrick (Pat): Pat sufre un trastorno bipolar, ha perdido su empleo, sus antiguos compañeros huyen al verle, su mujer se divorció y tiene una orden de alejamiento contra él, un policía sigue de cerca sus pasos por si vuelve a tener un arrebato violento, y para colmo, tiene que vivir con sus padres, que es poco menos que admitir que tu vida ha sido un fracaso. Pat ha tocado fondo. Es un hombre “etiquetado” por la sociedad que le rodea.

A pesar de estas circunstancias difíciles tiene un plan para recuperar su vida y nos enseña a:

 

  • Hacer una profunda reflexión sobre la vida: “El mundo ya es lo bastante duro, seamos positivos y démosle un final feliz a esta historia”. Coger la negatividad para buscar el lado bueno.
  • Centrarnos  y retomar nuestra vida. Su padre le hace la gran pregunta: ¿Qué vas a hacer con tu vida?
  • Enfrentarnos al mundo real y sus desdichas.
  • Vivir desde la sinceridad, aprender a perdonar.
  • Amar y a ser amado. Al final es lo que nos salva.
  • Encontrar en la familia, amigos el apoyo necesario para superar las dificultades. A pesar de las “histerias” y limitaciones que tiene cada personaje puede aportar algo positivo a la vida de los demás. Recuperar y cuidar el hogar a toda costa, a aquellos que queremos.
  • Controlar y vivir con la enfermedad. Le dice a su madre: “Mamá es algo bueno, me estoy recomponiendo”.
  • Esforzarnos y hacer todo lo que podamos por superar las dificultades.
  • Buscar en el ejercicio físico, la lectura, el baile herramientas que nos ayudan a controlar la mente y el espíritu.
  • Buscar una estrategia es la clave: “Si ayudas a Tiffani, te ayudarás a ti mismo”. La ayuda a los demás es la estrategia para ayudarnos a nosotros mismos y superar las dificultades de la vida.
  • Mantenernos en el lado positivo de la vida.

 

2.- Tifanni (Jennifer Lawrence): Nos enseña:

 

  • Lo importante que es el sentido del humor en las situaciones difíciles de la vida.
  • Que discutir y negociar es importante para superar las dificultades.
  • Confrontar a los demás, sobre todo a aquellos que queremos.
  • A no mirarnos a nosotros mismos y aprender a vivir: “Tienes miedo de estar vivo”, “Tienes miedo a vivir”.
  • A preguntarnos ¿Qué hacemos por los demás? Y ¿Qué hacen los demás por nosotros?. La importancia de dar y recibir.  Si solo hacemos por los demás cosas y no recibimos nada nos podemos llegar a sentir vacíos.
  • A romper las etiquetas que nos ponen los demás, a no dejarnos llevar por lo que piensan los demás  y buscar lo positivo de una misma.
  • A amar, a tener sueños, a ver los signos que nos presenta la vida como oportunidades.

 

3.- Los preocupados padres de Pat:

 

Son un supersticioso y ludópata Robert de Niro y la protectora Jackie Weaver que conforman, junto a su hermano, una de esas familias extrañas con las que podemos llegar a sentirnos incluso algo identificados (olvida los anuncios navideños, que aquí hay discusiones, enfrentamientos y desencuentros, como en cualquier hogar). Nos muestran a una familia con grandes dificultades, pero que unidos y dialogando llegan a superar sus diferencias. Cada uno a su estilo aporta algo bueno en la vida de los que quiere.

 

el-lado-bueno-de-las-cosas-cartel

 

Conclusión:

 

La película nos hace pensar que todos estamos un poco locos, nos obsesionamos de forma absurda y necesitamos sentirnos amados. Pat encuentra su medicina en ese nuevo amor y aprende a vivir viendo el lado positivo de las cosas.

 

La película nos hace comprender esos “apagones” que podemos tener en la vida, que vienen acompañados de aturdimiento, violencia, … Reflexiona sobre la propia naturaleza humana.

 

La película resulta muy entretenida, divierte y transmite buen humor. El reparto logra engancharte. Esta película nos da una palmadita en la espalda y nos dice que todo saldrá bien.  Es justo lo que mucha gente necesita en estos momentos.

 

“El mundo te romperá el corazón de todas las formas imaginables, eso está garantizado. Y yo no puedo explicarlo, como tampoco la locura que llevo dentro y la llevan los demás. Pero, sabes qué, el domingo vuelve a ser mi día preferido. Pienso en lo que todos han hecho por mí y creo que soy un tío muy afortunado” (Patrick)

 

Y para ti,   que acabas de leer esto… Piensa en todas aquellas personas que han hecho algo bueno por ti a lo largo de tu vida y da gracias por ellas.

 

Beatriz Pereiro, rmi

 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter