EL REGRESO DEL HIJO PRODIGO

regreso-hijo-pródigo
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

EL REGRESO DEL HIJO PRODIGO, HENRY NOUWEN 

Para los que ya tenemos algunos años… merece la pena leer este libro. Son muchos los artistas que a lo largo de la historia han encontrado en la Biblia su fuente de inspiración. Rembrandt fue uno de ellos. Siglos más tarde, su lienzo, “El regreso del hijo pródigo” marcaría no sólo la vida, sino también el camino espiritual de Henri Nouwen. Sus reflexiones sobre la pintura se recogen en esta obra. 

Son tres las figuras del cuadro sobre las que Rembrandt quiso centrar la atención: el hijo menor, el hijo mayor y el padre. Y sobre ellas y tomando siempre como referencia el texto bíblico, reflexiona Nouwen, identificándose, en diferentes etapas de su vida, con cada uno de los personajes, e invitando al lector a hacer lo mismo. Reflexiona sobre la figura del hijo menor, que dejada atrás su rebeldía, necesita no sólo volver a su verdadero hogar, sino aprender a volver a los brazos de un padre paciente y magnánimo, que sabe perdonar sus errores. Ahonda en la figura del hijo mayor, que aparentemente contempla la escena desde la lejanía y con frialdad, resentido por la misericordia con la que su padre recibe de nuevo a su hermano, a quien él considera indigno de su perdón. Pero sobre todo profundiza en la figura del padre,en la imagen de ese Dios paternal que desde la libertad, ofrece incondicionalmente su perdón, un perdón que nace de una misericordia que no hace comparaciones, que “surge de un corazón completamente vacío de egoísmo”. 

Se trata de un libro adecuado para este tiempo de cuaresma que ya empieza, para reflexionar sobre la necesidad de perdonar, de saberse y sentirse perdonado, y cómo se refleja esa vivencia en los procesos personales y actitudes cotidianas. 

 

Encontrarás el libro aquí

 

 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter