Sólo si lo has experimentado puedes entender la diferencia: vivir es, principalmente, tomar postura. Vivir no es respirar solamente. Vivir no es cumplir años solamente. Vivir es el modo en que vives, en que tú eres tú. Y siempre es una decisión. Las circunstancias nos vienen dadas casi siempre. Pero cómo las vivimos siempre es nuestra decisión, por mínimo que sea el espacio que se nos permite decidir. ¿Estás enfermo? Elige cómo vivir la enfermedad. ¿Estás solo? Elige cómo vivir la soledad. ¿Estás en plena época de triunfos? Elige cómo triunfar.

Dicho de otro modo, toma postura. Sé señor, señora, de ti. Elige #vivirdepie. Es nuestra propuesta para esta #Cuaresma 2019.

Estira la espalda. Levanta la cabeza. Ponte de puntillas si es necesario. Pide ayuda. Déjate llevar por quien te quiera en pie. Endereza el corazón y el alma y el espíritu… ¡y el cuerpo!

No sabemos del todo hasta dónde podemos llegar hasta que no nos enderezamos.

No sabemos del todo hasta dónde llegaremos a crecer si no empezamos. No se anda bien el camino si no vemos el horizonte y la meta, y para eso ¡hay que estar de pie! Cualquier situación es buen momento. Que nada ni nadie nos diga que no.

¿Algo te impide respirar? Toma aire, ensancha el espacio de tu tienda…

¿Algo te impide ver? Toma altura, abre los ojos y enfoca tu mirada…

¿Algo te impide caminar? ¡Vuela!

Estamos a punto de comenzar la Cuaresma. Un tiempo precioso para des-atarte. Un tiempo preciso para des-encogerte. Todo un proceso para estirarte al máximo, dar la mejor talla de ti mismo, de ti misma.

Vayamos poniendo nombre… vayamos detectando todo lo que nos impide #vivirdepie. ¿Por qué no? ¡Levántate!

¿Nos ayudamos?