Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¿EPI-FANÍA o DIA-FANÍA? - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

epifania-o-diafania

¿EPI-FANÍA o DIA-FANÍA?

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

No penséis que con este título hablaremos solo de los Reyes Magos. Me ha parecido sugerente leer unas palabras del P. Kolvenbach, Superior General de los Jesuitas, en 1995, durante una alocución a la 34 Congregación General reunida en Roma. Dice así:

“Nuestro hermano Pedro Theilard de Chardin manifestó repetidas veces su deseo de que la solemnidad hoy celebrada cambiara de nombre, o al menos de prefijo. Para resaltar que festejamos el día en que nuestro Señor deviene transparente desde el fondo de todos y de todo como fuente y como meta, como alfa y como meta, esta solemnidad debería denominarse “dia-fanía” en lugar de “epi-fanía”, porque no se trata  propiamente de una repentina irrupción en la  historia de Quien es su Creador y Salvador, sino más bien de una misteriosa y silenciosa dia-fanía mediante la que Cristo alumbra el verdadero fondo de todo ser, obrando en todo y por todo para conducir todo hacia la plenitud, hasta que Dios sea todo en todos, en la realidad total (1 Cor 15,28). Theilard declara que no lee la historia como una “verdad fotográfica” sino como una verdad luminosamente indicativa de Quien llena el universo con su presencia dinámica, del Único que da sentido a nuestra historia, del Dios siempre mayor en todo y para todos”

Estas palabras de Theilard de Chardin me sugieren una buena noticia asombrosa: Cristo alumbra el verdadero fondo de todo ser, obrando en todo y por todo para conducir todo hacia la plenitud… Ya no tenemos que pasarnos la vida intentando parecernos a ninguna estrella de nada: ni del rock, ni del fútbol, ni de las pasarelas, para ser “alguien”. Cada uno tiene su estrella. Cada uno tiene la luz dentro, Cristo alumbrando nuestro fondo para poder crecer y crecer. No hace falta acudir a las estrellas para predecir el futuro. Hay que mirar dentro. Hacía ahí nos lleva la estrella de Belén. Bonita tarea para este nuevo año que comienza. Y esa maravilla también se da dentro de los otros seres, de la realidad…

No es casualidad que la Iglesia una en la misma celebración de Epifanía (o Diafanía) la adoración de los Magos, las Bodas de Caná y el Bautismo de Jesús: «Veneremos este día santo, honrado con tres prodigios: hoy la estrella condujo a los magos al pesebre; hoy el agua se convirtió en vino en las bodas de Caná; hoy Cristo fue bautizado por Juan en el Jordán para salvarnos» (Ant. magníficat II vísperas).

De hecho, el Bautismo es el contenido principal de la Epifanía en la Iglesia bizantina. Y para nosotros, el tiempo litúrgico de Navidad termina con el Bautismo de Jesús. Hasta 1967 el Evangelio de las bodas de Caná se proclamaba el domingo siguiente. En definitiva: la Luz que se nos revela, que nos alumbra por dentro y por fuera,  es  la misma en Belén, en el Jordán y en el vino bueno y nuevo de Caná.

Estas palabras nos educan la mirada y en consecuencia, las manos, los pies, el corazón. Para acompañar con sumo cuidado ese crecimiento hacia la plenitud, para respetar, para cuidar, para ben-decir y dejarnos iluminar unos por otros.

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email