Esperar por otros: Poner amor y alegría

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

¿Adviento? Todos lo relacionamos automáticamente con “esperanza”… es verdad, pero puedes esperar de varias maneras: sentado, dormido, desapercibido, frustrado, etc. O simplemente “estar despierto”, inquieto, contagiando a otros a esperar contigo… viviendo, caminando. Soñando lo que esperas. ¡Ya está contigo! ¡Ya está dentro, dentro de ti! ¿Qué harás con ese regalo?

“A ti te digo levántate”, (Lc 7,14b) ábrete a la vida que nace, que nace dentro de Ti. Compártela, contágiala; sin ti la cadena de la vida, del amor, se rompe…

Contagia risas, gestos de amor, una palabra, una mirada, una canción, un helado, una caminata, lo que quieras, lo que tengas, lo que eres…¡Vamos, ponte en pie! Aquel que es la VIDA, se acerca… Prepara la cuna en Belén, prepárala en el Belén de tu corazón, en el pesebre que forman las manos unidas de los que van contigo, para juntos reforzar la misión de amar y dar vida.

Otras entradas...

Falsos espejismos

Los “hipócritas digitales” Vivimos en una sociedad de la apariencia. ¿Cuánta hipocresía llevo hoy en mi corazón? ¿Me preocupo más por lo

Negación

Quería dar la palabra a quienes no la tuvieron”                 (Deborah Lipstadt) El primer ministro británico Winston Churchill dijo una vez: “La verdad