ESTE NIÑO NECESITA AIRE FRESCO

20191115_Este_niño_necesita_Aire_Fresco-min
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

«A veces es necesario salir, tomar algo de aire y recordar quién quieres ser»

En algún momento de nuestra vida, hemos sentido la necesidad de salir de nuestro entorno, de nosotros mismos para recordar quiénes somos y quiénes queremos ser. Esta experiencia la vive de lleno nuestro protagonista Hans Peter, en la película “Este niño necesita aire fresco”, película biográfica de Hape Kerkeling, uno de los humoristas más apreciados de Alemania. 

La película se desarrolla en la década de los 70, en el Valle del Ruhr (Alemania) y cuenta la historia de Hans Peter, un niño de nueve años que no es el más popular del colegio, con un padre que trabaja sin descanso, una madre enferma, triste y depresiva, unos abuelos cómplices y una familia a los que le encanta divertirse, y que hacen que a pesar de la dificultad, el niño, crezca en un entorno familiar positivo.

Hans tiene un gran don que sabe hacer reír a los demás y cuando su micro universo se desmorona por la enfermedad de su madre, su sentido del humor y la espontaneidad le ayudan a superar la tristeza y el desconsuelo.

Para muchos esta historia, probablemente haya pasado desapercibida, puesto que su estreno tuvo lugar en agosto, pero los que hemos tenido la oportunidad de verla, nos quedamos con una película entrañable, una interpretación magistral del niño Julius Weckauf y con una serie de personajes en los cuales nos hemos visto reflejados. Es una película, que, a pesar del drama, te deja un buen sabor de boca y nos recuerda que valores como la ternura, la tolerancia y el buen humor no están pasados de moda.

La película nos enseña que…

  • El poder de la risa es sanador y es un valor hacer que la gente se ría con nosotros.
  • La distinción entre humor y burla, reírse de la gente, pero nunca con mezquindad.
  • La calidad del humor es muy importante, ya sea para enfrentar a la gente con la verdad o para que aguante las críticas».
  • En la infancia se marca nuestro destino vital como personas.
  • Hay que ser tolerantes ante la diferencia.
  • Ante una desgracia hay que saber interiorizar “que la vida debe continuar” y recuperar el valor y la confianza en uno mismo.
  • La familia es fundamental para superar la desgracia en nuestra vida, especialmente los abuelos.
  • Hay que saber desvivirse por las personas que queremos.
  • Los pequeños detalles son los que hacen feliz a la gente.
  • Los niños tienen una curiosidad innata e integran de distintas maneras las desgracias que ocurren a su alrededor.

Reflexión…

  1. Primera impresión de la película…
  2. ¿Qué valores destacas en Hans Peter? ¿Y en los miembros de su familia?
  3. ¿Qué papel juegan los abuelos en la vida de Hans Peter? ¿Y en tu vida?
  4. Comenta estas frases:
    1.  “Si sabes lo que quieres Hans Peter, ve a por ello y que no te importe lo que digan los demás”.
    2. “Muy silencioso está esto a cualquiera le entraría la melancolía”.
    3. “Se qué vas a ser una persona muy especial”.
    4. “La infancia marca quienes seremos”. 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter