Ética del cuidado como actitud vital

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad (Romanos 8,26). Esta cita del Apóstol podría ser la divisa que sustentara toda ética del cuidado. Viene a mostrarnos cómo la dimensión trascendente o espiritual lleva a contemplar la existencia como algo sumamente vulnerable y frágil (¡caduco, terrestre!), y por ello mismo, necesitado de la máxima atención, ayuda y comprensión. Sólo así logra desplegarse y dar fruto.

Las tendencias egoicas que anidan en el corazón humano nos arrastran hacia creencias irreales, propias del “pensamiento mágico” o de la “fantasía de omnipotencia infantil” que dibujan una existencia… inexistente: poderosa, ilimitada, autosuficiente. Ya lo afirmó el Maestro de Galilea: “Porque del corazón del hombre salen los malos pensamientos” (Mateo 15,19). Y esta sociedad mal llamada del “bienestar” abona esta y otras grandilocuencias vacuas con sus reclamos publicitarios desorbitados, que llevan a que el deseo se desboque anhelando una “divinización” fácil y rápida. Exprés“Cuidar”, como visión con la que confrontar y afrontar el día a día, como actitud propia de corazones limpios, lleva a una “divinización” (iluminación) diferente. Mucho más lenta. Y para nada facilona. Porque cuanto más madura (más cuidadosa, delicada y espiritual) es una vida, tanto más permeable y consciente se hace de la interdependencia de todo. De los inimaginables vínculos que, si se tejen cotidianamente, primorosamente… proporcionan paz, serenidad y esperanza de verdad. Lo más importante a cuidar no es la salud corporal… es la paz del alma: el sentido y propósito existenciales.