Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

FIN DE CURSO, TIEMPO DE BALANCE - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

BALANCE

FIN DE CURSO, TIEMPO DE BALANCE

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Estemos o no inmersos en el mundo de la educación, resulta inevitable tener cierta sensación de “fin” cuando termina el curso escolar. No solo es porque las vacaciones ya se perciban cercanas, también porque el ritmo y los horarios se van adaptando a una luz cada vez mayor y a un calor que empieza a amenazar. Este es un tiempo propicio para volver la mirada hacia los meses vividos y hacer balance de todos ellos.  

A veces lo primero que nos salta a la vista son los errores cometidos, las oportunidades perdidas, los fracasos y las desgracias que nos han venido encima en este tiempo. Pareciera que pesan más los momentos en los que “no hemos dado la talla” o aquellos que jamás elegiríamos si pudiéramos. Con todo, ¡cómo cambiaría nuestra percepción de estas situaciones si fuéramos conscientes de que Dios las utiliza para “colarse” en nuestra vida! Es lo que le sucedió a un ladrón que, en el mismo momento de su condena, fue a caer junto a uno llamado Jesús (Lc 23,39-43), o a ese tal Simón de Cirene que se vio obligado por los romanos a cambiar sus planes para ayudar a un inocente que iba a ser ajusticiado (Lc 23,26). Aunque al principio nos cueste descubrirlo de este modo, esos momentos son las “grietas” por las que Jesús quiere salirnos al encuentro… si somos capaces de mirar “más allá” de lo evidente.   

Pero, si somos sinceros, al hacer balance son siempre más abundantes las ocasiones para agradecer. A lo largo de los días han pasado por nuestra existencia muchas personas, rostros y nombres concretos que tejen y entretejen nuestra vida y de las que siempre recibimos más de lo que damos. Ocasiones en las que, en sencillos gestos de cariño, superación, ternura o acogida, hemos podido descubrir el rostro de Jesús muy cerca de nosotros, escondido tras la vida cotidiana.  

Ojalá podamos regalarnos un tiempo tranquilo para releer estos meses con una mirada de fe y nos suceda como a esos discípulos de Emaús. Ellos, al pararse un poco, fueron capaces de reconocer a Aquél que había caminado a su lado y les había explicado el sentido de todo lo vivido (Lc 24,13-32) ¡Así ha estado Jesús con nosotros durante este curso!   

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email