A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

GESTOS DE RESURRECCIÓN. Oración

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
GESTOS DE RESURRECCIÓN
 .
Sé de quien da cariño gratuito sin recibir respuesta alguna.
Sé de quien vuelve a asomarse a la comunidad cristiana
tras años de ruptura por heridas aparentemente incurables.
Sé de quien escucha pacientemente cada día y cada noche los dolores ajenos poniendo en ellos suavidad, dulzura y por ello curación.
Sé de quien tiene paciencia infinita.
Sé de quien  se goza en servir la cena a drogadictos, enfermos de sida, transeúntes varios y ofrecerles conversación y acogida.
Sé de quien en medio de la enfermedad
se viste con sus mejores galas para cantarle a la vida y al Señor de su vida.
Sé de quien con paciencia y amor sabe cuidar de los que le son encomendados.
Sé de quien sabe llorar con los otros cuando éstos lloran,
y reír y jugar con los otros, cuando éstos están felices,
o despertarles una sonrisa si están tristes.
Sé de quien se equivoca y se sabe perdonar a sí mismo.
Sé de quien sabe guardar silencio.
Sé de quien espera y espera…
aun cuando todo apunta a que no hay muchas razones para seguir esperando.
Sé de quien confía a pesar de las dudas.
Sé de quien se deja la piel en la defensa de quien no tiene defensor alguno.
Sé de borrachos del amor de Dios…
 .
Sé de semillas enterradas con Cristo que vuelven a brotar cada primavera…
y de corazones que renovadamente vuelven a consagrarse…
porque saben bien quién es el Amor de sus vidas…