Gloria Fuertes me ha sobresaltado…

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Y convertí mis defecto

en afectos

y quedé tan guapa.

Hablo de Gloria Fuertes y es como si hablase con ella (como si hablase contigo, Gloria). Es mi amiga desde que soy pequeña y mi papá me contaba “El Hada Acaramelada” y ahora que soy madre me acompaña en la crianza cada vez que yo cuento “El Abecedario de Don Hilario”. También me acompañó en la adolescencia, cuando me descubrí feminista representando “Las tres Reinas Magas” y me está acompañando en la treintena, cada vez que me doy cuenta de que “Me crece la barba”

Y qué suerte, qué regalo me han hecho quienes me han llevado a ella, quienes han propiciado nuestro encuentro. Porque referencias literarias aparte, el hecho de que Gloria me haya sobresaltado, en su profunda sencillez, en su perfecta imperfección, me ha permitido ser más humana. Me ha permitido morir y renacer. Me ha enseñado a ser muy de fiar y a la vez increíble, además de aprender a no tomarme muy en serio cuando me pongo tremenda. 

Este año resucito también contigo, Gloria. Porque viviste muchos años a la vera, verita, vera del Jesús vivo, del Jesús cautivo, del Jesús hundido y del Jesús desvalido. Y yo quiero resucitar al lado de gente como tú, que abrasa cuando pasa (dales un abrazo a Claret y París allí arriba, de mi parte, ojalá os hayáis sobresaltado) y que embelesa cuando besa. Te mando el arcoíris de mi pequeñez allá donde estés. 

Otras entradas...

La Belleza De La Vida

  “La belleza de la vida está en lo sencillo” niciamos un nuevo curso… regresan las prisas: levantarse temprano, desayunar rápido, salir a